LA ESPAÑA VACIDA

Si, ya sé que el palabro vacido no existe, pero yo lo he escuchado mucho en las gentes mayores de Guadalajara y de verdad en el contexto adecuado, sintetiza cual imagen su significado, que por otra parte todo el mundo entiende. Este artículo surge tras la reflexión sobre las manifestaciones reivindicando la problemática de una España rural que se vacía por momentos, que se vine vaciando desde siempre, que empezaron los monarcas católicos echando a quienes no eran de su agrado, que continuó echando la expansión americana, que el dictador felón enterró en las cunetas o el olvido o que las políticas desarrollistas del modelo capitalista basado en el comprar, usar, tirar, ha propiciado últimamente.

Estaba viendo en La 2, la película Caudillo, del cineasta español Basilio Martín Patino, cuando caí en la reflexión del problema sobre el desequilibrio poblacional que está sufriendo el país con consecuencias imprevisibles, pero que en algunas zonas geográficas tienen el resultado de abandono total y en todos los ámbitos. Desde luego que la comarca celtibérica que agrupa a provincias como Soria, Teruel, Cuenca o Guadalajara, tenga menos porcentaje poblacional que regiones climatológicamente adversas como Laponia, es cuando menos significativo. Las capitales de estás provincias no es que estén mucho mejor. La centralidad de Madrid y la acumulación costera tienen parte de culpa.

Todos estos lugares con un índice demográfico negativo, con una población muy envejecida, masculina, sin servicios, sin comunicación, pintan un panorama nada halagüeño.  En Guadalajara, más allá de que casi toda la provincia está casi igual, salvo el corredor del Henares y los pueblos del sur, sabemos que el Señorío de Molina de Aragón tiene 2,65 habitantes por kilómetro cuadrado, la menor densidad de población europea. Que el 53% de nuestro territorio español está con problemas demográficos y vive solamente el 5% de la población, lo que significa que en un horizonte no muy lejano, sin renovación poblacional con la tasa de crecimiento vegetativo en negativo, con mayor mortalidad que natalidad, no hay marcha atrás, esto se acaba.

Una solución podría venir por el acceso a las nuevas tecnologías de la información, pero la elevada dispersión geográfica dificulta el acceso de las telecomunicaciones, siendo un elemento clave de diferenciación estructural y económica entre las zonas rurales y las zonas urbanas. Como recoge en su Plan de zona de Molina de Aragón-Alto Tajo, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

La realidad es que la población de Guadalajara durante el éxodo del pueblo a la fábrica en los años 50 y 60 del siglo pasado, salió dependiendo de su ubicación geográfica de los pueblos hacia Madrid, Bilbao, Zaragoza, Valencia y Barcelona, principalmente. Por qué, pues porque en sus pueblos no había medios, porque la propiedad de la tierra estaba y está en manos de unos pocos, que además viven en la ciudad, trabajan en la ciudad y compatibilizan las tareas del campo. Se manifestaron en Madrid, se quedan solos, igual alguien tendría que haber pensado que esta acumulación de tierras en pocas manos, traería alguna consecuencia en el futuro.

De nada ayuda que el país este avocado al turismo como solución a los resultados del PIB, no puede un país de servicios solo vivir de ellos, tenemos que producir, fomentar el consumo de proximidad para reducir la huella ecológica, en definitiva no solo cambiar de modelo económico, sino sociológico y cultural. Es difícil venimos de una España con lastres, mencionaba al principio la película de Martín Patino, y lo hacía porque retrata un modelo sociológico concreto, el que nos dejó la inmerecida dictadura. Pero que trae raíces de la época del imperio, hijos de algo.

Este autor define bien a qué cambio me refiero. En otra de sus películas, Queridos Verdugos, el decano de los mismos en un acto de instrucción declama, los mandamientos de la Ley del Pancista son cinco:

Primero: Este mundo es un embustero.

Segundo: Que anda muy revuelto el mundo.

Tercero: Comer carne de oveja cuando no hay de ternero.

Cuarto: A mear después de harto.

Quinto: Beber vino blanco cuando no hay tinto.

Cuál es el problema, el pancismo o que los hoteles estén llenos todo el año… El problema es el de siempre… El campo en manos de unos pocos… La solución, morir hartos… Igual la política tenía algo que decir.

El aguijón.

 

Anuncios

Acerca de Politiquea

Viñetista y escritorzuelo
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Estado, Guadalajara, Impolítica, Migración, Realpolitik y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s