CORDÓN SANITARIO

La política tiende a simplificar para comunicar, corriendo el peligro de la imprecisión en el mensaje. En ocasiones buscando la elocuencia se utilizan palabras doctas que adornan el lenguaje y no trasmiten. Otras veces se usan comparaciones inverosímiles, más de lo mismo. Algunas veces se tira de lo básico, cayendo en el lenguaje populista de la demagogia. Finalmente, en ocasiones se recurre a frases hechas de otros ámbitos para concentrar en una de ellas un mensaje claro y contundente.

Es el caso de la expresión cordón sanitario, proveniente del ámbito medico se utiliza como una barrera sanitaria levantada para contener la extensión de una enfermedad infecciosa, lo que conocemos como cuarentena. Pues bien esta expresión está de moda entre los políticos españoles, se la arrojan unos a otros, como respuesta a la acción del adversario.

Ocurre una cosa parecida con las encuestas, dan datos ciertos, obtenidos de fuentes certeras, pero con interpretaciones y lecturas diferentes, llegando a contradecirse unas a otras. De manera que las primeras encuestas elaboradas ante la vorágine electoral de esta primavera dan unos resultados parecidos a los obtenidos en el último proceso electoral celebrado en Andalucía, pasará como entonces, que no dan ni una.

Son cuestiones parejas, el cordón sanitario y las encuestas, no ya por que se den en el ámbito político, sino porque provocan la distracción necesaria para cubrir el expediente, sin hablar de lo importante, de lo que es menester. No se habla del programa, de la eficacia o eficiencia de las acciones realizadas, ni una palabra sobre la responsabilidad política de las mismas. Tampoco sabemos que idea tienen de futuro, que referente tienen a largo plazo las medidas tomadas en el día a día.

Parapetados tras encuestas y cordones sanitarios, los políticos disfrazan sus vergüenzas, la sociedad adormecida mira el espacio programado, televisión, móviles, centros comerciales y consumo masivo en restaurantes de comida rápida. Rebajando cada día sus derechos, amoldándose a las estrecheces impuestas, recortes en educación, sanidad, derechos laborales, medio ambiente, vivienda incluso en ocio. Estandarizando, en definitiva, la condición humana.

Por qué no preguntan en las encuestas el grado de satisfacción con determinadas políticas o conductas, porqué no buscan el resultado, sin intentar condicionar con los temas o las preguntas que realizan a la población. En definitiva el juego no es limpio, no como debiera, el cordón sanitario deberíamos ponerlo ante estas conductas. Esta alienación humana no es ecológicamente sostenible.

El aguijón.

 

Anuncios

Acerca de Politiquea

Viñetista y escritorzuelo
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Elecciones, Encuestas, Impolítica, Opinión pública, Políticas públicas, Realpolitik, Sondeos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s