LA PROPIEDAD

El modelo social mundial está basado en la propiedad privada. Propiedad consolidada a través del crédito. Sistema crediticio fundamento del modelo desarrollista capitalista que determina las relaciones entre individuos. Esta cuestión es crucial en el desarrollo de la ideología política y en la formación de los propios partidos políticos, articulando en torno a ella el ideario de los mismos, así como la elaboración de distintas políticas públicas. Siendo la propiedad un ancla para los individuos, quienes la tienen consolidada se pueden soltar amarras, mientras quienes no la tienen resuelta o teniéndola han consumido todos sus recursos, viven varados.

Desde siempre la lucha por la propiedad ha sido motivo de conflicto, al principio era sobre el fuego o el territorio de caza, posteriormente para la ocupación de un área estratégica, actualmente la propiedad va desde adueñarse de las materias primas a la propiedad intelectual o de las patentes industriales. Dos concepciones filosóficas de la propiedad son las que representan la dicotomía existente en la actualidad, en el plano político la que enfrenta al liberalismo con el socialismo. Por un lado tenemos a John Locke, para quien la importancia de la propiedad como institución resulta esencial para preservar la libertad individual. Por otro Jean-Jacques Rousseau considera la propiedad como la entidad responsable de todos los males de la sociedad moderna, provocando desigualdad, por tanto dependencia. De hecho, el individuo renuncia a parte de su libertad para vivir en sociedad.

Sin entrar en reflexiones filosóficas profundas, la propiedad, la privada en concreto, supone un reto de vida para los individuos que desde temprana edad comprenden la importancia de ser propietarios. Cabría preguntarse si dicha propiedad es indispensable para su desarrollo individual en una sociedad colectiva o si caben otras posibilidades de desarrollo social. Parece claro que tras la implosión del sistema capitalista, que culminará en un futuro inminente, la solución a los problemas de sobreexplotación que ha generado en el medio ambiente pasa por la configuración de una sociedad colaborativa, sostenible y no subordinada al consumo masivo.

La propiedad supone un motivo de confrontación permanente, de disputa por pequeñas parcelas, que nos impide ocuparnos de la propiedad principal, fundamental para la vida humana, el entorno natural. Sin su preservación parece difícil continuar en este planeta, se trata de una propiedad, sin título de propiedad, es colectiva, no privativa de nadie, pertenece a los habitantes de antes, de ahora y a los de mañana.

Para terminar simplemente advertir que la propiedad privada es un serio problema que en un futuro no muy lejano la sociedad deberá afrontar, abolirla a golpe de guillotina no facilita las cosas, pero en algún momento ha de iniciarse el camino para acabar con ella y que los individuos puedan navegar sin ese lastre.

El aguijón.

Anuncios

Acerca de Politiquea

Viñetista y escritorzuelo
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Contaminación atmosférica, Estado crítico, Geopolítica, Instituciones, Políticas públicas, Sistema político y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s