PANORAMA POLÍTICO CATALÁN

Cuanto más conservadoras son las ideas, más revolucionarios los discursos. Oscar Wilde.

Aunque parezca mentira, cambiar todo para que todo sigua igual, no es posible. De  otra manera podríamos pensar que las elecciones catalanas no han servido para nada, que todo está igual que antes, cosa que no es cierta. Para empezar, ha pasado el tiempo. Circunstancia muy importante, reflejo de que la idea nacionalista del procés no se ha consolidado, o que la idea nacionalista del art.155 tampoco. En estas elecciones quien realmente ha perdido es el nacionalismo, entendido tanto como sentimiento fervoroso de pertenencia a una nación y de identificación con su realidad y con su historia, como por la ideología de un pueblo que, afirmando su naturaleza de nación, aspira a constituirse como Estado. Probablemente el elemento con mayor influencia para este vuelco ha sido el que  más de 3.000 compañías hayan trasladado su sede social desde Cataluña a otras regiones de España.

Con el seny hemos topado amigo Sancho. Quienes realmente han salido ganadores de las elecciones del 21-D, han sido las fuerzas conservadoras, el sistema capitalista dominante. Las grandes corporaciones económico-industriales, pueden permitir jugar al despiste, pero nunca andar despistados. A la hora de la verdad, la pela es la pela.

En cifras el resultado electoral arroja la siguiente lectura, el sistema electoral en estas elecciones pueden, una vez más, cargar las tintas sobre una distribución sesgada como consecuencia de aplicar la fórmula de D’Hondt, y un 3% de barrera de entrada.

Con una circunscripción única, los resultados hubieran sido parecidos, C’s 35, JxCAT 30, ERC 30, PSC 19, En Comú 10, CUP 6 y PP 5. Con un sistema de proporción directa y circunscripción única, (dividir votos totales proporcionalmente según votos obtenidos por cada formación) hubiera deparado otros resultados. C`s 35, JxCat 30, ERC 29, PSC 19, En Comú 10, CUP 6 y PP 6. Parecidos pero no iguales, en estos dos últimos casos la asignación más equilibrada de votos haría que la mayoría mínima de votos considerados no independentistas, también fuera una mayoría absoluta por poco en escaños, así con la circunscripción única y la ley de D`Hondt, los independentistas obtendrían un total de 66 escaños y los no independentistas 69. Con el sistema proporcional, es decir sustituyendo la ley de D’Hondt por una asignación de escaños en proporción a lo votos obtenidos, los independentistas habrían conseguido 65 escaños, y los no independentistas 70 escaños. En las tres opciones con el mismo número de votos. Siendo la tercera opción la más justa, pues la relación escaño/nº de votos es la misma para todos, de manera que no sean necesarios más votos para tener un escaño en Barcelona capital que en las zonas rurales.

Con todo, los resultados arrojan 2.063.361 de votos favorables a las opciones independentistas, con 70 escaños según ley electoral actual. Y 2.212.871 de votos para los no independentistas, con lo que por 149.510 votos ganan los no independentistas, aunque pierdan en número de escaños, 70 para los independentistas por 65 para los no independentistas. Justo a la inversa, con el mismo número de votos, si el sistema fuera directamente proporcional y con circunscripción única, 65 para los independentistas y 70 para los no independentistas.

Lo cierto es que a pesar de las cifras el asunto de la independencia tiene a la sociedad civil catalana dividida a partes iguales. De lo que no hay duda es que las opciones de derechas, liberales, conservadoras, C`s + PxCAT + PP, suman 74 escaños y 2.226.809 votos; la opción de centro PSC 17 escaños y 602.969 votos; mientras que las fuerzas de izquierda, plurales, ecologistas, ERC + En Comú + CUP, juntan 44 escaños y 1.446.454 votos, que son además los votos realmente republicanos, no de la republica catalana que mezcla al PxCAT + ERC +CUP, de manera imposible, contra naturam.

Por lo que podemos concluir que los verdaderos vencedores del 21-D son, bien por la influencia del mundo corporativo-empresarial bien por quienes son las dos primeras fuerzas en votos obtenidos, los representantes del liberalismo de mercado que abona el sistema industrial capitalista, en definitiva los representantes del capitalismo del desastre. Siendo los grandes derrotados la izquierda defensora de un desarrollo sostenible, otrora internacionalista sin complejos. Que ante la falta de definición, con miedo a defender su espacio, se queda sin ideas a la vez que sin votos. No perderemos la esperanza, como dijo alguna vez el novelista y activista político, Upton Sinclair, que difícil es conseguir que un humano comprenda algo cuando su sueldo depende de que no lo comprenda.

Politiquea

Anuncios

Acerca de Politiquea

Viñetista y escritorzuelo
Minientrada | Esta entrada fue publicada en 21-D, Cataluña, Catalunya, Elecciones autonómicas, Partidos políticos, Sistema electoral, Sistema político, Votos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s