VENEZUELA

La democracia se ha convertido en un instrumento de dominio del poder económico y no tiene ninguna capacidad de controlar los abusos de ese poder. José Saramago.

Toda comparación es odiosa, pero comparando podemos valorar. De otro modo el imperio siempre impera. En España al menos, pero también a nivel internacional, la noticia caliente es lo que ocurre en Venezuela. Casualidad o no, la cuestión es que de 194 países que hay en el mundo, parece que en el único que ocurre algo relativamente destacable es en Venezuela. ¿Por qué esa necesidad informativa? ¿Por qué esa solidaridad con los opositores al gobierno? Son preguntas que deberían responder las democracias consolidadas, las que dominan el mundo, acaso es Venezuela una dictadura en la que se cometen crímenes de lesa humanidad, donde las libertades políticas, sociales, económicas, religiosas o de cualquier otro tipo están cercenadas en grado máximo, o cuecen habas en muchos sitios donde la diferencia principal con Venezuela es que esta es la primera reserva de petróleo del mundo a la que el imperio quiere echar el guante. El que nada duda, nada sabe.

Podríamos establecer diferentes comparaciones para desmontar el argumento que pesa sobre Venezuela, que ha focalizado, más allá del interés estadounidense, a este país como el centro de todos los males. Probablemente no serían totalmente objetivas, a pesar de ello las realizaremos intentando aproximarnos a una realidad cuando menos equiparable. No podemos permanecer impasibles, aceptar sin más que una asamblea constituyente es un asalto a la democracia mientras Erdogan moldea Turquia a sus anchas, sin que ningún informativo lo cuestione.

Barajando posibilidades, la comparación entre Venezuela, foco de interés internacional y Marruecos que no lo es, nos puede aportar interesantes debates. La forma de gobierno en Venezuela es una República Federal Presidencialista, como la de Estados Unidos de América. Marruecos, como España, la forma de gobierno es una Monarquía Constitucional. En los dos primeros la máxima autoridad es el Presidente de Gobierno y los últimos el Rey. En los cuatro se celebran elecciones para elegir bien al Presidente en el caso americano o al Jefe de Gobierno en las monarquías. Grosso modo, podemos asegurar que en las pasadas elecciones USA, ganó un candidato, en elecciones consideradas democráticas, que obtuvo unos 2 millones de votos menos que su rival, circunstancia cuando menos para estudiar. En las elecciones marroquís, la cohabitación subordinada al rey hacen imposible considerarlas elecciones democráticas al uso occidental. En las celebradas en España, tanto en los resultados como en los procedimientos, podemos asegurar que se asemejan a las venezolanas.

Venezuela cuenta con una población de unos 30 millones de habitantes, Marruecos cuenta con unos 35 millones. Mientras que en Venezuela la oposición política está representada en la Asamblea Nacional, de hecho tiene mayoría en la cámara. En Marruecos el partido opositor, Partido Democrático Amazigh está ilegalizado. Circunstancia para reflexionar a la hora de engordar las noticias, máxime cuando los observadores electorales de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa en las elecciones del 25/11/2011, denunciaron la no inscripción como electores de millones de ciudadanos, así como que el procedimiento establecido para que voten los emigrantes dificulta, cuando no imposibilita, su participación.

La balanza de pagos venezolana refleja que el 25% de sus exportaciones son a USA, de donde provienen el 24% de sus importaciones. El 80% de sus ingresos salen del petróleo, es la 1ª reserva mundial (más que probable causa de todos los males), con una producción de más de dos millones de barriles al día, de los que la mayor parte van para USA. Es el país del mundo con la gasolina más barata, un litro cuesta 0,04 $, este precio no ha subido en 10 años. Venezuela ha pasado del 50% de la población alfabetizada a mediados del siglo pasado al 95% en 2015.

Frente a estos datos, estas comparaciones, vemos que quizás la presión a la que está sometida el gobierno venezolano desde el exterior se asemeja mucho a las efectuadas por gobiernos USA en otros momentos sobre territorios de su interés (Cuba, Corea, Vietnam, Camboya, Afganistán, Sahara, Chile, Irak, Libia…). Como en su día denunció el presidente venezolano Hugo Chaves. Por qué de Brasil con un conflicto callejero aún mayor que en Venezuela, no sabemos nada, quizás porque han podido cambiar a la presidenta electa Dilma Rousseff por Michel Temer, sin pasar por las urnas.

Parece que en Venezuela, también en otros lares, la democracia tiene fallos, no tan grandes como en USA donde gobierna el candidato con menos votos, que mantiene un centro de detención ilegal en territorio ilegalmente ocupado, sobre un país al que tiene bloqueado por no pasar por el aro, Guantánamo (Cuba), como nos revela el intelectual Noam Chomsky. Tiene fallos la democracia Venezolana, pero no es una dictadura como la nigeriana donde entre otras perversidades el número de personas viviendo en la pobreza aumentó de 69 millones en 2004 a 112 en 2010. Donde la violencia extrema, provocada por el grupo insurgente Boko Haram, tiene aterrada a la población, en el país con una recesión de más de 25 años que sufre una de las crisis humanitarias más graves del mundo.

Tampoco es la dictadura saudí, en la que solo en 2017 van ejecutadas 66 personas, según Amnistía Internacional. En el momento actual tiene previsto decapitar a 14 participantes en las protestas contra el gobierno en los años 2011/12. Pero esto no son noticias de interés, al menos para los informadores españoles que pasan de puntillas por ellas, cuando no las omiten, mientras que abren cada noticiario con la crisis venezolana.

En un lugar más próximo y no solo geográficamente como el Rif, el gobierno marroquí lleva años aplicando una presión extrema sobre la población indefensa sin que sepamos de ello, sin que nadie ayude a los rifeños, sin que los noticiarios se ocupen de algo tan dramático como que el 28/10/2016, Muchine Fikri, vendedor de pescado, fuera echado a un camión de basura cuando buscaba recuperar su mercancía confiscada. Donde están los defensores de los derechos humanos en estos casos o en las mutilaciones genitales del África subsahariana.

Todo parece indicar que el interés informativo venezolano no es más que el interés USA por hacerse con sus reservas de petróleo como ya ocurriera en la Guerra del Golfo 1990/91 o con la invasión de Irak en 2003. Parece que la independencia informativa que convirtió a la prensa en el 4º poder, deja mucho que desear, no mide con el mismo rasero, rigor y criterio la información. Se ha convertido en el altavoz del imperio. Estamos en un momento en el que lo conveniente es que cada cual saque sus propias conclusiones a partir de su propio análisis, sin dejarse intoxicar por los medios, siervos del poder, legitimadores de la corrupción. De la legitimidad democrática española hablaremos en un futuro no muy lejano…

Politiquea

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en EE.UU., Forma de Gobierno, Plutocracia, Plutonomia, Realpolitik, Venezuela y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s