INDUSTRIA 4.0

Las empresas están arrebatando el poder a los gobiernos, tomando cada vez más decisiones. Están empujando a las administraciones a hacer lo que ellos quieren. En el ámbito del comercio se trata de hacerse con las regulaciones. Es una intimidación a los legisladores sobre químicos, comida y quieren intervenir en todo ello. Susan George.


A lo largo de la historia, primero ocurrían los acontecimientos y posteriormente se los diferenciaba con la denominación oportuna. Ahora, hemos evolucionado tanto que somos capaces de nombrarlos antes incluso de que se den. Puede parecer una exageración, pero cuando se dieron las tres revoluciones industriales precedentes así ocurrió. Nadie en su momento fue consciente del cambio aunque lo sufría. Las tres primeras supusieron una transformación perceptible, la introducción de la máquina de vapor, el desarrollo de la energía eléctrica o hace poco la tercera, la electrónica, trajeron consigo además de una transformación del paisaje unas nuevas relaciones laborales.

Desde 2008 estamos inmersos en una crisis de ámbito mundial, de la que se nos ha informado exclusivamente de sus ramificaciones económicas, parece que lo único que importa es la cuenta de resultados de las grandes corporaciones supranacionales, todo lo demás no cuenta. La realidad de esta crisis es que tiene un espectro más amplio, más allá del económico tiene consecuencias globales que están transformado desde los modos de producción hasta el modelo de sociedad socialdemócrata, el fallido estado del bienestar. Nos enfrentamos a la cuarta revolución industrial, la era de la digitalización.

En palabras de la socióloga Belén Barreiro, la sociedad está sufriendo una convulsión profunda derivada de esta revolución tecnológica, sin precedentes. En su último trabajo, La sociedad que seremos (Planeta), nos dice que la sociedad se ha fragmentado en cuatro grupos, los digitales empobrecidos, representados por una mujer joven, preparada y votante de Podemos. Los digitales acomodados, ejemplificados en un hombre joven, preparado y votante de Ciudadanos. Los analógicos empobrecidos, mujer madura, no adaptada a las nueva tecnologías y votante del PSOE. Por último el cuarto grupo, analógicos acomodados, prototipo de hombre maduro, no tecnológico y votante del PP. Esta brecha digital configura una sociedad dependiente de su adaptación a la nueva realidad tecnológica, para la ocupación de empleos más o menos creativos, mejor o peor remunerados.

Este momento histórico, en el que la robotización, la automatización junto con la eliminación de intermediarios producto del cambio tecnológico, están transformado el modelo productivo y las relaciones laborales, es el amanecer de la Industria 4.0. Enmarcado en una cultura de innovación permanente, conduce a que en empresas como Siemmens, el 75% del proceso productivo lo realicen máquinas, haciendo posible la realidad descrita en las novelas distópicas del siglo pasado, Un mundo feliz o 1984.

Estamos despreciando el mayor valor de los humanos, mentes pensantes, pensamiento crítico, creatividad o inteligencia emocional, ¿necesitamos una sociedad digital?, o vivir en un entorno sostenible. El balance de la vida no es una cuenta de resultados, es una cuenta de vivencias, emociones, relaciones y cooperación.

Ante esta revolución, la de la industria 4.0, tenemos opciones alternativas, como la que representa la Corporación Mondragón, modelo a seguir contra la desigualdad provocada por la brecha digital. Se trata de una cooperativa industrial que configura un ecosistema de innovación social transformador, a partir de la propiedad cooperativa, igualitario en sus fines y medios, repartiendo equitativamente entre sus miembros los beneficios, con un espíritu solidario. Aquí no caben grandes corporaciones, cabe una forma de trabajo sostenible sustentada en la diversidad. La industria 4.0, no debe ser conocida como la revolución digital, sino como la revolución sostenible.

 

@Polithiquea

 

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Cooperativas, Industria 4.0, Relaciones laborales, Revolución Industrial y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s