MARXISMO

La desvalorización del mundo humano crece en razón directa de la valorización del mundo de las cosas. Karl Marx.

06-jodidos-pero-contentos-bTras años de fustigar abiertamente las ideas comunistas, cuando ya parecían avocadas al olvido, resuenan deslocalizadas en las manifestaciones de los movimientos sociales emergentes tras la crisis total del capitalismo de inicios del siglo XXI. Resulta extraño, incluso en el mundo político, que alguien se declare comunista hoy en día. Asumiendo sin lugar a dudas, la maldad y precariedad que supuso el desarrollo del comunista en los antiguos países del este europeo. Es cierto que la gestión que sufrieron en los países del otro lado del telón de acero no fue la más ortodoxa respecto a las ideas comunistas desarrollas por Karl Marx. Entre otras razones porque fueron una adaptación particularísima de Iósif Stalin, que no tenían nada que ver, sin ir más lejos, con las pretensiones marxistas, enfocadas desde distinto ángulo, por Vladímir Ilich Uliánov, alias Lenin o por Lev Davídovich Bronstein, más conocido como Lev Trotski o León Trotski.

Para los defensores de los tinglados capitalistas está demostrado que el estalinismo en la Unión Soviética resultó ser un sistema despótico, burocrático, que derivó en el control absoluto del conjunto de la sociedad. Que extendió su influencia en los  considerados países comunistas durante la guerra fría, Alemania Oriental, Checoslovaquia, Polonia, Rumanía, Yugoslavia, Albania, Bulgaria, Hungría, Cuba, Mongolia, China, Corea del Norte, Vietnam, Laos, Kampuchea, Afganistán, Irak, Yemen del Sur, Angola, Madagascar, República del Congo, Siria, Mozambique, Eritrea, Etiopía y Chile 1970-1973. Aunque tras la caída del muro de Berlín, 9 de noviembre de 1989 y la disolución de la Unión Soviética, 8 de diciembre de 1991, ha sido la presión que las grandes potencias capitalistas ejercieron sobre los mismos ha llevado a que en la actualidad sus ciudadanos añoren el periodo político anterior (encuesta realizada por Gallup en 11 repúblicas postsoviéticas, diciembre 2013). En la actualidad solo los gobiernos de China, Corea del Norte, Vietnam, Cuba y Laos, son catalogados como comunistas. Una inmensa minoría que sobrevive entre unos ideales férreos y la influencia del capitalismo de mercado.

Sin embargo, no está demostrado que el sistema capitalista sea menos despótico, burocrático o ejerza un control menor sobre la población, podríamos pensar que incluso es mayor, atendiendo a la realidad social del mundo actual. La alineación de la población a partir del desarrollo de las nuevas tecnologías, sobre todo en el occidente desarrollado, nos ha convertido en esclavos virtuales, o estás en red o quedas excluido del sistema . Salvo contadas excepciones, WikiLeaks, Snowden y sus revelaciones sobre el programa de vigilancia PRISM, el control es absoluto. NSA mediante, Agencia de Seguridad Nacional de inteligencia del Gobierno de los Estados Unidos para todo lo relacionado con la seguridad de la información.

A la par, se oyen voces desde distintos puntos, denunciando el sistema económico desigual, basado en la alineación y la explotación a través del salario. Reclamando la emancipación de la sociedad a partir de la democracia y la participación (materialismo dialéctico), desde una perspectiva internacionalista (movimiento internacional), apoyada en el conocimiento de la historia (materialismo histórico). Constatando la existencia de clases que dividen a hombres y mujeres, no en derecha e izquierda, sino en arriba y abajo (lucha de clases). Ahora va sonando, desprovisto de etiquetas no es marxismo, es lo que denunció Marx. Sustituir la antigua sociedad burguesa, con sus clases y sus antagonismos de clases por una asociación en que el libre desenvolvimiento de cada uno será la condición del libre desenvolvimiento de todos (Manifiesto Comunista). Bajo la premisa de operar en un entorno sostenible, hoy más que nunca toman valor la necesidad de socializar las fuerzas productivas, un buen ejemplo es la cooperativa Mondragón (colectivización de los medios de producción), que nos libere de la esclavitud que supone el trabajar exclusivamente por un capital (plusvalía), que nos libere en definitiva del control opresor que las grandes corporaciones ejercen sobre el mercado (despotismo de fábrica). Igual entonces hablamos de wikisostenibilidad.

@Polithiquea

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Marxismo, Sistema político y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s