ATOCHA, 55.

Looking at the world as a whole, the drift for many decades has been not towards anarchy but towards the reimposition of slavery. George Orwell.

07-el-reflejo-b        Todo el tiempo que ha pasado y todo sigue atado y bien atado. El 24 de enero de 1977, tres desalmados, ávidos de ira, atentaron contra los trabajadores que se encontraban en el despacho laboralista de CC.OO. matando a cinco e hiriendo a otras cuatro personas. Viendo que en el mundo que creían controlado empezaban a encontrar eco otras voces, que denunciaban la falta de contenido, la sinrazón de unas posturas insostenibles en un mundo democrático que se abría ante los ojos de quienes habían estado obligados a andar mirando al suelo. Lamentablemente no les deslumbro la libertad, sino los fogonazos resultantes de las detonaciones del odio inveterado en el nacionalcatolicismo, producto del totalitarismo del régimen dictatorial impuesto en España tras el golpe de estado de 17 de agosto de 1936.

        Actualmente se llevan a cabo multitud de actos en reconocimiento del compromiso social, del trabajo pagado con sus propias vidas, las de quienes fallecieron y las de quienes quedaron. Trataban los asesinos de cobrarse la vida del sindicalista del transporte Joaquín Navarro, que había osado defender los derechos de los trabajadores, incluso convocando una Huelga General, ante el todo poderoso sindicato vertical que tenía como máximo representante a José Fernández Cerrá, uno de los tres asesinos. Al no encontrarse en el despacho, dispararon contra los allí presentes, matando a Luis Javier Benavides, Serafín Holgado, Ángel Rodríguez, Javier Sauquillo y Enrique Valdevira. También hoy sabemos, tras la declaración de Giulio Andreotti que había informes que relacionaban el caso con las organizaciones terroristas de ideología neofascista, Ordine Nuovo y la red anticomunista Gladio, vinculada a la CIA.

        Muchos son los trabajos, homenajes, libros, premios que loan el hecho, incluso manifestando que estas muertes cerraron el ciclo de una dictadura que comenzó como acabó, matando. Tras los asesinatos, en abril de ese mismo año, en Sábado Santo para más inri, se legalizó el PCE. Parecía que a los defensores de la democracia republicana se les devolvía su espacio político perdido tras el golpe de estado, nada más lejos de la realidad.

     Esta realidad fue que asesinaron cobardemente a cinco personas trabajadoras, comprometidas con la sociedad, apagaron sus voces, probablemente eran los mejores en aquel momento, por eso estaban allí, al pie del tajo. Podrían haber abierto un bufete privado, pero eligieron trabajar por los derechos sociales, por la democracia y la libertad. Los malos volvieron a salirse con la suya, se abrieron otros despachos de abogados que siguieron trabajando, pero el horizonte que los fallecidos y sus compañeros anunciaban no se cumplió. El PCE se legalizó, como edulcorante del horror acaecido, a cambio de una moderación que acabo con sus principios, sobre todo los republicanos, pasó por el aro tragando con la monarquía propuesta por el dictador.

        Hoy cuarenta años después, algo ha cambiado, ahora no hay disparos ni quien saque los pies del tiesto. Aquello por lo que luchaban muchos jóvenes en los albores democráticos, la libertad, la igualdad, la democracia, los derechos sociales, la república, murió con los cinco de Atocha. Mientras que lo que querían evitar los salvajes asesinos, y quienes les avalaban, que todo permaneciera atado y bien atado, sigue tal cual, y si no levantar la cabeza y mirar alrededor. La lucha continua, recuperar el espíritu de los cinco de Atocha y sus compañeros y compañeras. El objetivo para desatar lo atado y bien atado.

 

@polithiquea

 

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Abogados de Atocha, Memoria histórica, Opinión pública, Realpolitik y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s