CORRUPCIÓN

 CORRUPCIÓN

                                                                        39. Postureo b

 

 

Qué tiempo serán los que vivimos,

que hay que defender lo obvio.
Bertolt Brecht.

 

 

Cuál es la razón de la sin razón que nos lleva a escuchar pronunciamientos torticeros, provenientes normalmente de voceros de la derecha de toda la vida, sean políticos o no, aseverando una realidad contraria, incluso a la de que quienes la profieren. Diciendo y desdiciendo, en palabras de un marxista,…estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros… Sin el menor temblor de voz, sin cambio de rictus, sin el menor recato. Es que parece mentira eh!, ya no me pongo colorado ni cuando me pillas.

El conjunto de tergiversaciones abarca desde confundir un sistema electoral mayoritario con uno proporcional, somos los más votados aunque son más los que no nos votan. A decir que no es delito prevaricar, si no hay enriquecimiento por el político. Pasando por el maquillaje grotesco de los indicadores estadísticos, con objeto de mostrar una situación idílica.

En un sistema mayoritario el que más votos obtiene es quien gana las elecciones, mientras que en el proporcional se busca que la asamblea sea un reflejo de la pluralidad del electorado, de manera que una sola formación no concentre toda la iniciativa parlamentaria y deje sin voz al resto. En España, podíamos tener otro, tenemos uno proporcional, por lo que no se debería aludir al voto de la mayoría, al menos si jugamos limpio.

La prevaricación es un delito, por mucho que lo quieran edulcorar, para no resultar unos farsantes aquellos que hacen un uso frívolo de su significado. Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, en su Título XIX: Delitos contra la Administración pública. Capítulo Primero:
De la prevaricación de los funcionarios públicos y otros comportamientos injustos, artículos 404 y ss., redactados según modificación de 30/3/2015. Deja claro que, la autoridad o funcionario público que, a sabiendas de su injusticia, dictare una resolución arbitraria en un asunto administrativo se le castigará con la pena de inhabilitación especial para empleo o cargo público y para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo por tiempo de nueve a quince años.

Por lo que respecta a las encuestas, indicadores estadísticos, sondeos de opinión, valoraciones o análisis, “independientes”. Pues dependen de quien los contrate y el objetivo que persiga el contratista. Probablemente el desarrollo científico de la encuesta esté correctamente realizado, pero maliciosamente orientado, en el sentido de que si el contratista (partido político, periódico, televisión u otros), busca trasladar determinadas logros o denunciar otros, por medio del sesgo de la población encuestada, del sesgo de las preguntas o cualquier otro, se reflejarán unos resultados y no otros.

Por tanto, si el Presidente en funciones alude a su voto mayoritario, está mintiendo, porque es proporcional, tiene la proporción más grande del pastel, pero no la mayoría del pastel. Cuando el portavoz de Ciudadanos manifiesta que determinado tipo de prevaricación no es delito (sin enriquecimiento), miente, ya que si un político aprueba determinada subvención o compra fuera del procedimiento legal, y lo sabe, porque así lo hace, aunque no reciba nada a cambio, está prevaricando, por tanto, delinquiendo. Cuando nos dicen que el PIB (PIB = C + I + G + X – M), es decir, las sumas del consumo, más los ingresos, más el gasto público, más la diferencia entre exportaciones e importaciones, crece según el FMI, mienten, o acaso alguien considera que no ha bajado el consumo, que el Estado cada vez ingresa menos, que el gasto público ha desaparecido y que todo viene de China.

Como en muchos otros temas, no nos gusta que nos digan la verdad y votaremos en Navidad, en Semana Santa y con las urnas en las iglesias si fuere necesario. La limpieza moral, tras cuarenta años de dictadura, blanqueada en la trufada transición, no fue en balde. El miedo ya lo tenemos inoculado, si aún así nos equivocamos y votamos cambio, ya no nos aplicaran la cura griega que maniato a Alexis Tsipras. Ahora hay técnicas menos invasivas, como la brasileña, que directamente cambia a Dilma Rousseff, por necesidades del imperio. Basta ya de tutela odiosa, tenemos que dar un paso adelante para dejar los miedos atrás, el futuro está en nuestras manos, en nuestros votos, el cambio ha comenzado, adelante.

 

 

@polithiquea

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Impolítica, Políticas públicas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s