ESTADO DE SHOCK

ESTADO DE SHOCK

El propósito de los medios                    36. Transparencia b

Masivos…no es tanto informar

y reportar lo que sucede

sino más bien dar forma a la

opinión pública de acuerdo

a las agendas del poder

corporativo dominante.

Noam Chomsky.


Todavía es pronto para decir si estamos ante el fin de una era o en el comienzo de otra, lo que es seguro es que estamos inmersos en un proceso de cambio. Tras leer el libro de Naomi Klein (1970), La doctrina del shock: El auge del capitalismo del desastre. Editorial Paidós, 2007 y visionar el vídeo alusivo, alojado en https://www.youtube.com/watch?v=KLu7aAPhxAk.  Creo que no puede ser más acertada la reflexión de Naomi Klein, la primera aventura de los Chicago Boys en la década de 1970 debió haber servido de aviso a la humanidad: sus ideas eran peligrosas.

En menos de cuatro décadas, durante todas ellas, en distintos puntos del planeta, coincidentes con países del denominado tercer mundo y los conocidos como en vías de desarrollo, se han producido perversas injerencias del poder corporativo representado por sus máximos valedores, dícese FMI, BM, BIRF, AIF, EE.UU y las famosas agencias de calificación de riesgos, las americanas, Standard & Poor’s y Moody’s, la inglesa Fitch, quienes no avisaron de la crisis de 2008, no apartan soluciones, pero se permiten la arrogancia de evaluar las economías condicionando las inversiones. Además junto con la displicente neutralidad de la ONU, han influido, por acción u omisión, en la formación de gobiernos o en su derrocamiento, en aras de un mayor liberalismo económico auspiciado por las teorías difundidas por los Chicago Boys.

Los Chicos de Chicago, es el apelativo con el que conocemos a los economistas liberales educados en la Universidad de Chicago, quienes bajo la dirección de Milton Friedman (1912-2006), defendían las tesis de Hayek frente a las de Keynes, a favor del libre mercado, con el TTIP hemos topado. Asesor económico, entre otros, de Richard Nixon, Ronald Reagan, Margaret Tatcher y George W. Bush. Impulsor del “milagro de Chile”. Tras el golpe de estado contra el pueblo chileno gobernado por el presidente electo Salvador Allende, asesoró al primero golpista y después dictador, Augusto Pinochet.

Este grupo surgió como alternativa al Keynesianismo imperante tras la segunda guerra mundial, defensores a ultranza del libre mercado, del laissez faire. El resultado es que intervinieron y de qué manera en países del cono sur como, Chile, Brasil, Argentina o Uruguay. Llevando a dichas naciones a la pobreza y a la polarización económica. Bajo el paradigma de la privatización y reducción de gasto fiscal para resolver la alta inflación y dificultades económicas, indirectamente habilitaron las desapariciones de ciudadanos de dichos países bajo férreas dictaduras. Sus ideas están detrás de las privatizaciones en Sanidad, Educación, Infraestructuras y todo aquello susceptible de succionar beneficios privados a partir de recursos públicos. Defensores de una ideología laxa, que ve con buenos ojos a las más duras dictaduras si con ello controla los recursos del país en cuestión. Una ideología que avala la intervención armada, guerra, si es en pos de controlar las materias primas del país atacado, eso sí, para democratizarlo y derrocar al Dictador, otrora protegido, incluso aupado al poder como pieza necesaria para el desarrollo liberal.

El objetivo, no intervencionista, no era otro que impedir que cada país obre libremente, supeditando su actividad económica a los intereses globales de las grandes corporaciones que sustentan el sistema capitalista actual. Esta ideología se ha extendido hasta el punto de que al día de hoy, todo está globalizado, las fronteras solo son un control de mano de obra barata, se han dinamitado las organizaciones sociales, se han privatizado los partidos políticos, la economía se ha puesto en manos de unos pocos que deciden por todos, la política ha sido reducida a mero trámite y ya nadie es libre, para ser defensores del libre mercado, del laissez faire, han resultado muy intervencionistas, atando de pies y manos a los gobernantes de turno, dejando sin capacidad de maniobra a pueblos enteros.

Hoy sufrimos sus consecuencias, la crisis económica de 2008, que nos asfixia en Europa, asola en África, explota en Asía o aísla en Oceanía, mientras que América defiende con todas sus fuerzas el sistema intervencionista-controlador-corporativo y en América del Sur, ya entrenada, fueron los que en los años 70 sufrieron sus dictados, donde empiezan a oírse voces de cambio, Chaves, Rousseff, Mújica, Correa, Morales o el incombustible y nunca bien ponderado pueblo cubano, siempre presente.

Es el tiempo en que debemos movernos, participar en este proceso de cambio, luchar porque no sea ni el fin de las ideologías, como pronosticaba Daniel Bell, ni el fin de la historia y del último hombre de Francis Fukuyama, sino la última etapa antes del socialismo que anunció Karl Marx. No parece lógico que mientras unos se ahogan en el Mediterráneo otros se cuelguen medallas por nadar compitiendo en unas olimpiadas. Debemos luchar por un mundo sostenible donde todos y todas tengamos cabida. Otro modelo es posible.

@polithiquea

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Plan B, Plutocracia, Plutonomia, Realpolitik, TTIP y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s