EL DÍA DESPUÉS

EL DÍA DESPUÉS

30. Tio Gorjito b

 

 

Divide para reinar.

Nicolás Maquiavelo.

 

 

 

A partir de hoy nada volverá a ser como antes. Desde que comenzó la dura crisis, también de valores allá por el lejano 2008, nada había roto la inercia asoladora que desde entonces arrastrábamos, hasta la confirmación del Brexit, ni siquiera el Grexit, parecía estar todo controlado. Ahora el órdago lanzado, hace un año, por un timorato David Cameron, más como vía de  acceso al 10 de Downing Street que como propuesta democrática, ya les había ido bien anteriormente, abusando de referéndums previsibles como el recientemente celebrado en de Escocia. Ha marcado un antes y un después, en el contexto político de la Unión Europea en particular y en el mundial en general.

En esta ocasión, la ciudadanía ha decidido, en contra de los postulados que las distintas fuerzas políticas, excepto la de los independentistas del UKIP, fuerza minoritaria que cuenta con tan solo 1 diputado en la Cámara de los Comunes y 3 en la de los Lores. Sorprendentemente en las elecciones europeas de 2014 obtuvieron 24 de los 73 que correspondían al Reino Unido, siendo la fuerza política británica más votada. De esta situación se pueden sacar dos conclusiones inmediatas, la primera que los votantes británicos tenían una postura clara ante Europa y la segunda que por primera vez se vota de manera independiente a las directrices marcadas por los partidos políticos.

Esta fractura puede provocar distintas adhesiones, por primera vez aparece la posibilidad de la unión irlandesa, más allá de la religión, o que Escocia ahora sí, se replantee su salida del Reino Unido. O que la propia Unión Europea se vea en la tesitura de defender ante la ONU las demandas españolas sobre la cuestión referente a la soberanía patria sobre el peñón de Gibraltar, reconocida su situación como territorio no autónomo desde 1946 por el organismo internacional.

La sobrada perspicacia demostrada por los políticos británicos a lo largo y ancho de la historia, les ha permitido mantener a salvo tanto los intereses de la corona como el  territorio nacional, de cualquier agresión, exceptuando los bombardeos sufridos durante la II Guerra Mundial. Ya lo hicieron cuando se separaron de la iglesia católica romana o en cosas tan tibias como caminar por el lado contrario de la calzada. Estas significaciones han contribuido a su famoso eslogan, Splendid isolation, en referencia a la política exterior británica. Ese esplendido aislamiento hace alusión a que el Reino Unido debería evitar alianzas permanentes con cualquier otra nación para la defensa de sus intereses.

Otra realidad es que en la propia construcción de la comunidad europea, solo se ha atendido a las relaciones comerciales y monetarias, dejando de soslayo todas las cuestiones relacionadas con la configuración territorial, política, fiscal, social o cualquier otra necesaria para entender la Unión Europea más allá de una asociación para el control comercial. El Reino Unido nunca se ha sentido cómodo en sus relaciones internacionales en el sentido sociológico del término, pues ellos son imperio, contrario a la república, son anglicanos protestantes, contrarios a Roma, son centralistas unitarios, alejados de cualquier concepción federal. Por otro lado tiene que resultar muy contradictorio en la opinión pública conservadora inglesa, que la city londinense esté regida por un Alcalde que profese la religión musulmana o que personas originarias del mundo árabe o soviético estén acumulando patrimonio dentro del reino.

Con todo tenemos que valorar como puede afectar esta circunstancia a las próximas Elecciones Generales que se van a celebrar en España el día 26 de junio. La última valoración del precio de la fruta en Andorra avanza que el precio de las endrinas (azules) ha subido hasta un 29% con lo que podríamos comprar 116 unidades, las brevas (moradas) un 26% unas 97 unidades, la fresa (roja) un 20%, 77 unidades y las naranjas un 13% unas 34 unidades, situación a 23-J. Esta mayoría de brevas y fresas puede verse alterada por un flujo de inseguridad como respuesta a la salida británica de la Unión Europea o por un flujo impulsor del cambio ante precisamente las debilidades demostradas por la Unión Europea y su servilismo a los mercados bajo el paraguas de la troika. Cuando el pueblo es soberano, el pueblo decide.

 @polithiquea

Politiquea Banner

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en 23-J, 26-J, Brexit, Realpolitik, Referéndum y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s