BANDWAGON

EFECTO CARRO GANADOR              08. RESPALDADA

 

Los políticos son como los cines de barrio, primero te hacen entrar y después te cambian el programa.
Enrique Jardiel Poncela.

 

 

Resulta paradójico que el voto libre de las democracias occidentales este cada día más condicionado. En el momento actual de impasse político, entre negociaciones y líneas rojas, acusaciones cruzadas y titulares de prensa, vaivenes desconocidos a falta de mayorías absolutas que muestran las carencias de unos políticos que solo saben remar con viento a favor, que ni por asomo son capaces de trabajar fuera de escenarios tradicionales, que en cada declaración amagan con el hombre del saco, abusando del miedo inveterado en el ADN sociológico patrio. De ahí las incomprensibles andanadas de improperios procedentes de los voceros de la iglesia, del atado y bien atado proceso de la transición democrática española, cada día menos ejemplar. Todos estos movimientos de tipo jurídico, administrativo o informativo, por aleatorios o casuales que puedan parecer, están bien calculados dentro de un marco conducente a que ganen los de siempre. Pero parece que la opinión pública que se alarmaba por lo que pudieran decir unos titiriteros a la vez que permanecía impasible ante el saqueo sistemático del erario, empieza a mostrar su disconformidad, dando valor real a la libertad de voto.

Estas nuevas voces chocan contra el efecto carro ganador, el bandwagon americano, más conocido por estos lares como subirse a caballo ganador. El origen del término proviene de las primeras campañas electorales en USA cuando un candidato se subió al carro de unos titiriteros para hacer campaña de ciudad a ciudad, subiéndose otros candidatos al carro a medida que veían que el candidato primero ganaba en intención de voto. En las elecciones presidenciales USA como consecuencia de la diferencia horaria, los resultados del Este condicionan el voto en el Oeste. En palabras de la socióloga alemana Noelle-Neuman, esto se debe al impulso de seguir a la manada, por la voluntad general de formar parte del bando vencedor y de esta forma no quedar aislado. Opera sobre la parte del electorado menos informado, con menor definición partidaria o ideológica, normalmente con menos formación e interés, suelen ser votantes de última hora.

Para conseguir este efecto los grandes partidos, en España el bipartidismo, crean un clima de opinión propicio, bien manipulando interpretaciones de los resultados de las encuestas, bien diciendo por la mañana una cosa, por la tarde la contraria, esperando como dice el refrán, a río revuelto ganancia de pescadores. Y cuando las aguas hayan vuelto a su cauce, habilitar un escudo protector que impida su pérdida de poder y control del sistema democrático. Este efecto se fundamenta en que el votante modifique sus opiniones de acuerdo al punto de vista de la mayoría, previamente elaborado en connivencia con los medios de comunicación.

Calendario investidura 16Ante el calendario que se nos avecina, primera sesión de investidura los días 2 y 3 de marzo, en la que se necesita alcanzar una mayoría absoluta. Una segunda votación sin requisito de mayoría absoluta el 5 de marzo. Se está intentando crear un clima de opinión, en torno a una posible disolución de las cortes el próximo 3 de mayo, circunstancia que pude ser favorable a formaciones como el PP o Podemos, o estableciendo determinadas líneas rojas, por eso salieron viejas glorias de la política alentando un pacto constitucionalista o algo así, para que el PSOE se abstenga en la segunda votación permitiendo un pacto entre PP y Ciudadanos, acobardando a la ciudadanía con el advenimiento del terror bolivariano, ejemplificados ante el temor a un posible sorpasso de Podemos respecto al PSOE. Despreciando con estas dicciones y acciones a los ciudadanos que depositaron su confianza en los partidos emergentes. Las fuerzas del bipartidismo en el fondo lo que quieren evitar es un gobierno que más que cambie la Constitución o permita un referéndum sobre la independencia de Catalunya, quieren impedir repito, que se modifique la ley electoral, y que todos los votos además de ser libres, valgan igual. Lo que conseguirán si hay nuevas elecciones generales el próximo 26 de junio.

@polithiquea

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en 20-D, Investidura y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s