INDEPENDENCIA

INDEPENDENTISMO

(CRIDA DE TERRA LLIURE)

Rey Artur

Toda verdadera relación de dominación comporta un mínimo de voluntad de obedecer.
Maximilian Carl Emil Weber.

Aquí es donde cabe toda posibilidad, en el campo de la política, no hay necesidad de antecedentes, ni otra justificación que un proyecto coherente. El derecho a la libre determinación de los pueblos no debería necesitar más que el consenso de los pueblos afectados y su voluntad de iniciar un desarrollo por separado.

Es cierto que en política se dan todo tipo de maridajes, que para andar el camino más corto se transita por el más recóndito, o que para hablar claro se recurre a mil eufemismos para evitar daños a las diferentes sensibilidades que nos vislumbran, o para enmascarar lo contrario.

Fue Max Weber el primero que habló de la profesionalización de la política, de los políticos no como servidores altruistas por un tiempo determinado, sino de aquellos que su proyecto profesional lo desarrollan dentro de la selva burocrática, sin otra alternativa que las puertas giratorias.

En Catalunya a falta de una élite nacionalista clara, sus referentes más destacados han mostrado debilidades, por casos de corrupción, por no plantear la consulta de forma democrática, por personalismo de su presidente, por la poca alternativa política con un dominio de CiU durante el 80% del periodo democrático.

Fortalecidas con las últimas decisiones del establishment madrileño, primero con la carta abierta del Presidente González a la Albania del siglo XIX. Posteriormente la tramitación por vía de urgencia y sin consenso con el resto de fuerzas políticas una reforma del Tribunal Constitucional, para tapar la grieta del 9N, y la fosa del 27S, ¿dónde? ¿Para quién?

La amenaza que planea con la reforma del Tribunal Constitucional que podrá suspender temporalmente a algunas autoridades o funcionarios, imponerles multas coercitivas o de sustituirles en la ejecución de la sentencia. Teniendo en cuenta que el PP es un partido residual en Catalunya y que el presidente del tribunal en su día era miembro con carné del PP. Solo contribuye a alimentar las simpatías por la opción independentista.

Puede que sea el momento de evolucionar esa transición desarrollada en un momento de desequilibrio de poderes, en un contexto político en el las fuerzas democráticas estaban saliendo de la clandestinidad y el poder lo seguían ostentando las fuerzas del régimen dictatorial anterior. Es ahora la oportunidad de dibujar un nuevo mapa plurinacional.

Si en las dos entradas precedentes bajo el punto de vista histórico o antropológico no parecía tener solidez la diferenciación pretendida, desde la óptica política es evidente que sí, máxime cuando en torno al 80% de la población residente en Catalunya es favorable a una consulta.

Es cierto que la fórmula, en parte por la rigidez de cintura del gobierno estatal, en parte por el interés torticero del autonómico, o viceversa, es pura estrategia. Unas elecciones para elegir diputados al parlamento autonómico no pueden ser interpretadas como un referéndum sobre la independencia, la democracia demanda juego limpio.

ELECCIONS AL PARLAMENT 1012
El estrés electoral al que se está sometiendo a la población en Catalunya desde el pasado 2010, estaba conduciendo a una sangría en los votos para CiU, que parece haberse cortado gracias a las políticas y candidatos del PP, que junto con el freno de las fuerzas emergentes, como Podemos que está perdiendo fuelle en todos los niveles, dejan el horizonte cada vez más despejado para la unidad alrededor del discurso independentistas, entre otras cosas por parecer más sólido, quedando la contra en manos de Ciutadans.

Lo que se puede colegir ante este escenario son dos cuestiones, la primera es que hay un conflicto, en el debate político la cuestión catalana tiene un arraigo importante, la otra es que necesita de una solución adecuada y pronta. Para enmendar ambas es necesario trazar una ruta de viaje consensuada a ambos lados del Ebro.

Definir claramente las pretensiones de ambas partes y ponerlas en consulta, porque al día de hoy la división es patente tanto en las posturas políticas, como en las sociales. El Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat de Catalunya refleja en un reciente estudio que el apoyo a la independencia es de un 42,9% frente al 50% que apuesta por el continuismo.

El observatorio continuo de JM&A para el diario Público.es sobre las autonómicas catalanas arrojo unos datos esclarecedores respecto al devenir de la intención de voto, siendo la opción independentista la que obtendría mayor apoyo, Junts pel Si 60 diputados y el CUP 13. Son necesarios 68 para la mayoría absoluta del parlamento de 135 escaños.

Respecto a los partidos no independentistas, el estudio refleja el ascenso como segunda fuerza de Ciutadans que obtendría 20 o 21 diputados, aglutinando los votos de toda la derecha españolista, como tercera en liza Cat Si que Es Pot 16, seguidas del PSC con 13, PP 11 o 12 y la escindida UDC de 0 a 2. Lo que atisba una mayoría independentista y una gran mayoría de izquierdas.

Ambas partes deben respetar tanto las reglas del juego democrático sostenidas en la legalidad vigente, como que estas pueden ser modificadas para adaptarse a las demandas de los nuevos tiempos. Resulta evidente, nada puede permanecer inmutable en el tiempo, toda política requiere de ajustes o cambios, y que estos per se no son malos, ni definitivos.

No hay que descartar alternativas como la adopción de un nuevo modelo de estado donde la federalización puede ser una alternativa viable. La vía del referéndum necesita de un tiempo, formar una agenda, acordar unos criterios mínimos, evaluar el proceso. Consensuar las decisiones sobre el ámbito, condiciones y tipo de consulta.

El acuerdo de unos criterios sobre la independencia, el tipo de pacto bajo la que se amparará, el grado de mayoría requerida, la pregunta del referéndum que no de lugar a malinterpretaciones, el mínimo de participación o el porcentaje de votos suficientes a favor de esta independencia. Todo es posible, pero con tiempo.

Post data, los gobernantes del PP son poco receptivos al referéndum cuando se trata de cuestiones de Estado, mientras que lo proponen cuando hay que cumplir con la ley de memoria histórica por ejemplo…doble rasero…ley del embudo…puertas giratorias…esta música ya la hemos oído antes…huele a polvo y nada más.


Consultas realizadas,
http://www.elperiodico.com/es/noticias/diada-2012/encuesta-periodico-sobre-independencia-catalunya-2202204
http://ccaa.elpais.com/ccaa/2015/07/03/catalunya/1435916648_955040.html
http://www.congreso.es/consti/elecciones/autonomicas/resultados.jsp?com=67&fecha=28/11/2010
http://www.congreso.es/consti/elecciones/autonomicas/resultados.jsp?com=67&fecha=25/11/2012
http://www.elperiodico.cat/ca/noticias/opinio/mes-del-27-s-dafo-les-candidatures-4459479
LIBRO: GEORGE H. SABINE, HISTORIA DE LA TEORIA POLÍTICA, MÉXICO, FCE, 2009
http://www.eldiario.es/escolar/PP-Constitucional-Cataluna_6_426317385.html

Respuesta a la carta de Felipe González a los catalanes

http://www.publico.es/politica/formaciones-independentistas-obtendran-clara-mayoria.html

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en 27 de septiembre, Candidaturas de Unidad Popular, Catalunya, Forma de Estado, Independencia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s