ELECCIONES DE SEGUNDO GRADO

ELECCIONES DE SEGUNDO GRADO

(DIPUTACIONES PROVINCIALES)

Urna
“…es cierto que aspiramos a llevar representantes de nuestras ideas al municipio, a la diputación y al parlamento, pero jamás hemos creído, ni creemos que desde allí pueda destruirse el orden burgués y establecer el orden social que nosotros defendemos.”
Pablo Iglesias Possé

Las diputaciones provinciales tienen su origen en las Cortes de Cádiz, si bien desde sus albores han sido puestas en tela de juicio. La idea original de las diputaciones era la de otorgar cierta autonomía administrativa al nuevo ente territorial: la provincia. En la provincia de Guadalajara se gestó la primera diputación provincial creada conforme a la Constitución de 1812, constituida en 1813 en Anguita, dentro del palacete que actualmente es el ayuntamiento, como Diputación Provincial de Guadalajara con Molina(1).

Nunca fraguaron del todo, de hecho no es hasta 1836 cuando empiezan a funcionar, más o menos regularmente. El 12 de enero de 1924 Primo de Rivera disolvió todas las diputaciones provinciales, salvo las forales y posteriormente otro dictador Franco, las anuló, ninguneado la figura del Presidente, subordinándolo al Jefe Político de turno, el Gobernador Civil, quien supervisaba sus acuerdos.

Ya en democracia la institución no es que se vuelva muy democrática, producto de este oxímoron, en la actualidad son muchas las voces que cuestionan su permanencia, incluso abogan por eliminarlas. Esto es en parte por el sistema electoral empleado para elegir a sus representantes, los diputados provinciales.

El procedimiento electoral es el siguiente, primero se determina conforme al cuadro siguiente el número de diputados que corresponden a cada Diputación, según el número de residentes de cada provincia, acorde al siguiente baremo:

cuadro poblaciónElaboración propia.

Las Juntas Electorales Provinciales reparten, proporcionalmente y atendiendo al número de residentes, los puestos correspondientes a cada partido judicial, los partidos judiciales coinciden con los de las elecciones locales de 1979.

En Guadalajara tenemos tres partidos judiciales, Guadalajara donde se elijen 15 diputados, Sigüenza con 6 y Molina de Aragón con 4. Tras las elecciones de 2011 la distribución de diputados fue, en el Partido Judicial de Guadalajara, el PP 8 diputados, el PSOE, 6 e IU, 1. En el de Sigüenza, el PP consiguió 3 diputados y el PSOE 3. En el de Molina de Aragón, el PP logró 2 diputados y el PSOE otros 2.

Este reparto se realiza una vez constituidos todos los Ayuntamientos de la respectiva Provincia, la Junta Electoral de Zona procede inmediatamente a formar una relación de todos los partidos políticos, coaliciones, federaciones y de cada una de las agrupaciones de electores que hayan obtenido algún Concejal dentro de cada partido judicial, ordenándolos en orden decreciente al de los votos obtenidos por cada uno de ellos.

El proceso de constitución de las Diputaciones deberá aplazarse hasta que se hayan resuelto previamente todos los recursos contencioso-electorales contra la proclamación de concejales electos en los municipios de la provincia. En los municipios de menos de 250 habitantes a los que se refiere el artículo 184 de la Ley 5/1985, el número de votos a tener en cuenta por cada candidatura se obtiene dividiendo la suma de los votos obtenidos por cada uno de sus componentes entre el número de candidatos que formaban la correspondiente lista hasta un máximo de cuatro. Se corrigen por defecto las fracciones resultantes.

Realizada esta operación la Junta procede a distribuir los puestos que corresponden a los partidos, coaliciones, federaciones y a cada una de las agrupaciones de electores en cada partido judicial mediante la aplicación del procedimiento previsto en el artículo 163, según el número de votos obtenidos por cada grupo político o cada agrupación de electores.

Se procederá seguidamente a la asignación de puestos de Diputados, la Junta Electoral convocará por separado dentro de los 5 días siguientes, a los Concejales de los partidos políticos, coaliciones, federaciones y agrupaciones, que hayan obtenido puestos de Diputados, para que elijan de entre las listas de candidatos avaladas, al menos, por 1/3 de dichos Concejales a quienes hayan de ser proclamados Diputados, eligiendo, además, 3 suplentes, para cubrir por su orden las eventuales vacantes.

Efectuada la elección, la Junta de Zona proclama los Diputados electos y los suplentes, expide las credenciales correspondientes y remite a la Junta Provincial y a la Diputación certificaciones de los diputados electos en el partido judicial.
La Diputación Provincial se reúne en sesión constitutiva presidida por una Mesa de Edad, integrada por los Diputados de mayor y menor edad presentes en el acto, y actuando como Secretario el que lo sea de la Corporación, para elegir al Presidente de entre sus miembros. Para la elección de Presidente el candidato debe obtener mayoría absoluta en la primera votación y simple en la segunda (2).

La poderosa realpolitik nos dice que lo anterior es la teoría, que en la práctica se traduce en que en el centro neurálgico del poder político, Toledo en Castilla-La Mancha, deciden quién será el presidente o presidenta de turno, así como quienes los diputados, relegando a los dictados de la ley a pura pantomima teatral.

Esto deriva en el periodo de crisis político-social-económica, se ponga sobre la mesa los aspectos monetarios y todas las fuerzas políticas aboguen por la supresión de estas instituciones que en el caso de Guadalajara cumplen con una labor social más allá de cuantificadores economicistas, provocados en parte porque del erario salen los sueldos de 25 diputados más asesores y manejos de todo tipo.

Tendríamos que recordar al profesor Auguste Comte, fundador de la sociología como ciencia y moral, que prevé y guía los hechos sociales, bajo el dogma del deber altruista, vivir y trabajar para los demás. Qué equilibrio existe cuando una comunidad autónoma se gobierna con 33 diputados y las provincias que aglutina, con 25 diputados provinciales cada una, excepto Ciudad Real y Toledo con 27.

Quizás sería más económico, que suprimir las diputaciones, integrar estas en la propia organización autonómica, diputados incluidos, aligerando el peso del ente autonómico en beneficio de una descentralización, que en el caso de provincias con muchos núcleos y de baja densidad de población, acercarían el gobierno al ciudadano.

Quizás sea más democrático, elegir directamente a los diputados en unos comicios al efecto, por aquellos ciudadanos a quienes representan, dotando de legitimidad, tanto a representantes como a la institución a la que representan. Hay que abrir las ventanas para tener una democracia oreada.

Post data, otra cosa es que cuando votes para elegir al alcalde de tu ciudad o pueblo pienses que ese voto puede determinar el gobierno no solo de tu ayuntamiento sino de la diputación de tu provincia, no sé si es de segundo grado o de grado tapado…


Consultas realizadas,
(1) http://es.wikipedia.org/wiki/Diputaci%C3%B3n_Provincial_de_Guadalajara
(2) Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General.
(3) https://politiquea.wordpress.com/2015/01/26/guadalajara-caminando-entre-sombras/
(4) https://politiquea.wordpress.com/2014/12/26/guadalajara-caminando-entre-borreguitos/

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Diputaciones provinciales, Realpolitik, Sistema electoral y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s