ÉLITES POLÍTICAS

 ÉLITES POLÍTICAS

(LA CASTA Y EL CASTO)

Una aparición Mariana

Una aparición Mariana

Bueno, tampoco por eso debes preocuparte demasiado. La inteligencia resulta inútil, especialmente para aquellas cuestiones en que es absolutamente necesaria.

Enrique Jardiel Poncela, LA TOURNÉE DE DIOS.

Recientemente el diario The Economist estimaba las movilizaciones acaecidas en 2013 en el mismo sentido que las ocurridas durante 1968 y 1989. Comparten tiempos de cambio, cambio de modelo y ruptura con el anterior. La diferencia principal es las del 68 y el 89, unas políticas agotadas necesitaban de un nuevo modelo de desarrollo.

En los albores del siglo XXI el problema es que políticos agotados, han consumido los escasos recursos de que disponíamos en beneficio de lo que podríamos denominar casta, como clase social que se protege apartada del resto en estratos cerrados, para enriquecer su estatus social y económico a costa de su entorno.

El diccionario de la Real Academia Española en su primera acepción, casta. (Der. del gót. kastan; cf. ingl. cast).   1. f. Ascendencia o linaje. Se usa también referido a los irracionales. Qué hay más irracional que alguien que en un momento dado de su vida apuesta por un empleo público, algo en principio vocacional y sacrificado, acabe con el devenir de los días tomando responsabilidades políticas públicas voluntariamente, y esas políticas acarreen explotar lo púbico en favores al sector privado. Y si esa persona fuese un político, qué autoridad moral tendría.

Para el mismo diccionario hay otra definición, casto, ta. (Del lat. castus). 1. adj. Dicho de una persona: Que se abstiene de todo goce sexual, o se atiene a lo que se considera como lícito. Hete aquí que esa misma persona supuestamente tiene un hijo fuera del casto estado marital y siendo soltera, presumiblemente con ayuda de la ciencia. Y si esa persona fuese un político, qué autoridad moral tendría.

Ahondando en las definiciones, nos queda claro que la indefinición de que hacen gala nuestros políticos, les hace honor no ser considerados como tales. Carecen de significado para ellos y no porque sean inglesas, sino por su contenido, tres palabras de cabecera para cualquiera que se dedique a lo público, polity, politics y policy. De lo que deducimos que no tienen, ni compromiso con el Estado ni concepto del mismo (polity); que su vocación brilla por su ausencia, se pierde por su boca (politics);  finalmente que el plan de acción o programa político es cosa de los publicistas (policy).

Volviendo la vista atrás, deberíamos tomar ejemplo en Étienne de La Boétie, quien se rebeló contra el absolutismo, poniendo en tela de juicio la legitimidad de la autoridad de este sobre el pueblo. Dudar cuando nos dicen que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades y a la par que nadie responda sobre cuestiones cómo, o por qué,  se han enriquecido los cargos públicos, cuál es el verdadero coste de las privatizaciones, de disolver las Cajas de Ahorros sin responsabilizar a sus mandatarios, qué coste tiene la falta de Inspectores de Hacienda respecto al fraude fiscal, dónde está el patriotismo que deslocaliza o vende empresas otrora nacionales y públicas.

Exempli gratia, de lo bien trazado que tiene el gobierno el camino.

Exempli gratia, de lo bien trazado que tiene el gobierno el camino.

Con todas estas cuestiones sin resolver, nos plantean pagar por todo a cambio de nuestra sumisión, ahora privatizamos el servicio de bibliotecas, no sea que el populacho se nos ilustre y nos dé con el fuste. La FSC de CCOO ha denunciado el desmantelamiento de la red pública de bibliotecas, para abaratar costes, nos cobran un canon por libro prestado, quien más presta más paga y lo gestiona una empresa privada, que como todas solo está para ordeñar lo que es de todos y sacar solo ella beneficios.

Esta es la ética a la que responden nuestros i-responsables políticos, sin miras, ni alcances contrastados, no ya por lo aquí expuesto a conclusión personal, sino con ejemplos como el de arreglar la sede del PP, nos partimos del pueblo, con posible fraude al fisco siendo presidente del partido quien después fue elegido como Presidente de todo el Estado, podemos entender como en neolengua estaba todo atado y bien atado…

Como nos va a extrañar que tras la sanidad, la educación, la justicia, las obras de infraestructuras, las bibliotecas,…, no se privatice, como ya ocurrió en Bolivia el agua de la lluvia (1) y sin solución de continuidad el aire que respiramos. Es posible que los próximos ministros ya no sean elegidos por unas elecciones gravosas y que no valen para nada, pudiendo ostentar el cargo los herederos de cualquier consejo de administración de cualquier empresa en ruinas tras tres o cuatro generaciones de degeneración.

 ¿Acaso sabedores de que no existe el castigo electoral? Porque del divino y el humano no hay duda.

Post data, En Castilla sin mácula, la de la peineta, aprieta, y también es la primera en dilapidar la educación pública, mientras subvenciona la privada elimina la gratuidad de los libros de texto en la pública y cada año unos nuevos,…la puerta no deja de girar…

Fuentes consultadas:

(1) http://www.ultimahora.com/la-privatizacion-la-lluvia-n725699.html

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Cleptocracia, Conciencia cívica ciudadana, Estado crítico, Participación ciudadana, Plutocracia y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s